No existe privacidad para internautas a partir de ahora

La noticia más alarmante para todos los internautas es que el congreso de EU borra las protecciones de privacidad en línea.

El congreso estadounidense envío una propuesta de ley al presidente Donald Trump que borra las protecciones digitales de sus ciudadanos. El primer cañonazo en lo que es probable que se convierta en una reelaboración significativa de las reglas que rigen el acceso a Internet en una era de dominación Republicana.

En una votación de partido, los republicanos de la Cámara liberaron a los proveedores de servicios de Internet como Verizon, AT&T y Comcast, de las protecciones aprobadas el año pasado que buscaban limitar lo que las compañías podían hacer con información personal, como hábitos de navegación de los clientes y sus números de Seguro Social. Las normas también exigían que los proveedores reforzaran las salvaguardas de los datos de los clientes contra los piratas informáticos.

El Senado ya ha votado para anular esas medidas, que debían entrar en vigor a fines de este año. Sí Trump firma la legislación, como es de esperar, los proveedores podrán monitorear el comportamiento de sus clientes en línea y, sin su permiso, usar su información personal y financiera para vender anuncios altamente segmentados, convirtiéndolos en rivales de Google y Facebook en un mercado de 83,000 millones de dólares.

Los proveedores también podrían vender la información de sus usuarios directamente a los anunciantes, empresas financieras y otras compañías que extraen datos personales, los cuales podrían usar la información sin el consentimiento de los consumidores. Los motores de búsqueda y sitios de streaming de video ya recogen datos sobre los hábitos de los consumidores. Pero los activistas afirman que los proveedores de Internet pueden saber mucho más sobre las actividades de una persona porque pueden ver todos los sitios visitados por un cliente.

 

“La votación significa que los estadounidenses nunca estarán a salvo de tener sus detalles más personales sigilosamente examinados y vendidos al mejor postor”, dijo Jeffrey Chester, director ejecutivo del Centro para la Democracia Digital. Los partidarios del voto de revocación argumentaron que las regulaciones de privacidad sofocan la innovación al obligar a los proveedores de Internet a cumplir con directrices estrictas.