El video bajo demanda de México

El video bajo demanda se ha convertido en una plataforma que está re-definiendo las reglas del mercado, creando nuevas tendencias digitales y donde la movilidad, el contenido original y de alta calidad están marcando tendencia.  Hoy en día, los mexicanos recurrimos a aplicaciones como Netflix, Claro Video, Blim, Cinepolis Klic o Amazon Prime como plataformas de video en demanda.  El consumo de servicios de streaming en México, crece año con año al igual que los competidores que buscan captarlo.  Para nuestro país, el mercado de video bajo demanda por suscripción es un mercado valuado en más de 600 mil millones, una cifra que representa un 26% superior en comparación del año pasado.  Este mercado ha alcanzado los 7.5 millones de suscriptores en México, una cifra 12 veces mayor que en 2012.  Con estos números, la televisión convencional sigue perdiendo terreno contra estas plataformas, especialmente en el segmento joven.

Netflix sigue siendo la opción número 1 en la preferencia de los mexicanos, con el 65% de los suscriptores, seguido muy lejos por Claro Video que solo tiene el 25% del mercado y esto debido a la incorporación de la plataforma desde los paquetes básicos de infinitum de Telmex, así como la reciente oferta en los planes tarifarios de Telcel. Debajo de ellos se encuentran HBO GO con un 2.5% y Fox Premium con un 1% de la participación.

Estas cifras, colocan a México como el segundo mercado más importante para Netflix, solo después de Estados Unidos, lo cual obliga a una lectura clave, el mercado mexicano está volviéndose móvil y no solo eso, su interacción con la tecnología a través de pantallas, computadoras o smartphones está impactando en su día a día cada vez de manera más determinante.  Año con año crece el número de personas con acceso a internet, además de que cada vez se incrementa el ancho de banda disponible, lo cual ha ayudado a que un mayor número de personas tengan acceso a estos servicios.

Las plataformas de video en demandan ofrecen contenidos originales y exclusivos además de ofrecer la versatilidad de que se pueden utilizar en dispositivos móviles y esto es una gran ventaja competitiva frente a la televisión.  En los próximos dos años, veremos cambios significativos en los servicios de video en demanda y solo el tiempo dirá si Netflix puede mantener la supremacía, especialmente cuando nuevos jugadores aparecen en escena y todos ellos quieren una rebanada del pastel.  Apple planea invertir mil millones de dólares en crear contenidos propios los cuales serán un gancho para su futuro servicio de televisión de streaming y que vendrá a compensar el descenso de ventas y alquileres de la tienda de iTunes. Por su lado, Amazon ha anunciado que duplicará sus inversiones en la creación de contenido para los siguientes 12 meses y así fortalecer su servicio de Amazon Prime.   En el caso de Disney, que controla algunas de las franquicias fílmicas y televisivas más valiosas del mundo, sacudió a Hollywood cuando anunció que terminará su acuerdo de distribución con Netflix y comenzará dos servicios independientes de transmisión de contenido.

Los jóvenes, un grupo particularmente codiciado por los anunciantes, se están alejando rápidamente de la televisión y se está mudando a los servicios de video en demanda.  La cantidad de tiempo que los menores de 35 años pasan viendo televisión tradicional ha disminuido en un 60% desde el año 2010, incluso las salas de cine pierden seguidores, tan solo en México en los últimos 12 meses se han vendido 350 millones de boletos menos en comparación del periodo anterior, es decir un 15% menos y la tendencia no parece cambiar.

El principal problema para los consumidores será decidir cuál de las plataformas de suscripción de video en demanda es la ideal.  Muy pronto nos veremos obligados a elegir entre un menú abrumador de aplicaciones y servicios de transmisión continua, cada uno de los cuales tendrá su propio costo, interfaz y catálogos cambiantes de películas y programas, así como contenido exclusivo propio de la plataforma.