Las oportunidades tecnológicas que dejamos pasar